Make your own free website on Tripod.com
Clima



mapa de honduras
Centro Web
Ä La mejor información en línea sobre Honduras.
Selección del equipo editorial de Encarta
Honduras. ­Tierra de Catrachos!
Etnología: lenguas y dialectos de Honduras
Banco Central de Honduras
más...

En Honduras predomina el clima tropical y las temperaturas son más templadas en las elevaciones del interior, alcanzando un promedio anual de 21 ºC. Las regiones costeras bajas, no obstante, son más cálidas y húmedas, con una temperatura de promedio anual de 27 ºC. La estación seca se extiende de noviembre a mayo; las precipitaciones tienen un promedio anual que oscila entre los 1.016 mm en algunos valles, hasta los 2.540 mm a lo largo de la costa del Caribe.

2.2  Flora y fauna



Datos y cifras
Datos y
cifras
Honduras

Los bosques de encinas y de pinos son numerosos en las zonas frías más altas. Hay además de especies maderables nobles, como la caoba, el ébano y otras. Los pastizales de sabana cubren las regiones más secas de Honduras. En la costa del Pacífico predomina la vegetación tropical de manglares y en la costa oriental hay bosques de palmeras. El país cuenta con varios parques nacionales y áreas protegidas, como Azul Meambar, Cerro Azul, Islas de la Bahía o Río Plátano.

La fauna es muy variada: hay osos hormigueros, monos arañas, lobos y coyotes; entre los felinos salvajes abunda el jaguar, el puma y el ocelote. Otros animales que viven en el país son: la iguana gigante, el pecarí, el caimán, la tortuga, el tapir, la serpiente coral y la mofeta de cola larga.

Existe una amplia variedad de aves, como quetzal, tucán y guacamayo, además de numerosas especies de peces y mamíferos acuáticos, como el manatí.

2.3  Temas medioambientales

Las exuberantes selvas tropicales de Honduras están desapareciendo rápidamente. En 2000, el 48,1% de la superficie total del país estaba arbolado, pero cada año desaparece el 1,03% de las zonas arboladas: una de las más altas tasas de deforestación del mundo. La industria maderera taló 6,92 millones de metros cúbicos de madera en 1998. Una elevada tasa de crecimiento de la población, el 2,24% (2004) anual, y una alta tasa de crecimiento urbano, el 3,97% (2000–2005) suponen una carga creciente para bosques y suelo. El incremento de la población condujo al desmonte de terrenos para cultivos y al cultivo de suelos marginales en las zonas rurales, así como a asentamientos incontrolados en los bordes de las zonas urbanas. Todos estos factores contribuyen a la deforestación y por consiguiente a la erosión del suelo. Un programa de reforestación fue abortado por los rudimentarios métodos madereros e insuficientes medios de transporte.

La polución del agua constituye otra preocupación medioambiental en Honduras. Metales pesados de las explotaciones mineras contaminan el lago Yojoa, la mayor fuente de agua fresca del país. Aunque casi todos los habitantes de las ciudades tienen acceso a agua segura e instalaciones sanitarias, este acceso es mucho menor entre los habitantes de zonas rurales.

El gobierno de Honduras ha declarado protegido el 6% (2000) de la superficie total del país. Esto incluye el área del Parque nacional del Río Plátano que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1982. Esta zona, que comprende unas 500.000 ha, figura entre las últimas franjas de selva tropical húmeda que quedan en Centroamérica. Sin embargo, incluso esta reserva está en peligro. En los últimos años ha sido víctima de talas ilegales, intrusiones agrícolas y cazas comerciales. El gobierno ha ratificado acuerdos medioambientales internacionales relativos a biodiversidad, cambio climático, desertización, especies en peligro de extinción, vertidos peligrosos, derecho del mar, vertidos en el mar, prohibición de ensayos nucleares, protección de la capa de ozono, madera tropical y humedales.

Honduras está expuesto a terremotos frecuentes, aunque normalmente suaves. La costa del Caribe es asolada períodicamente por huracanes. El huracán Mitch devastó Honduras en 1998, provocando inundaciones y corrimientos de tierra que mataron a miles de personas y arruinaron los cultivos del país.

3  POBLACIÓN



Cerca del 90% de la población es mestiza; el 7% es indígena, el 2% negra y el 1% de origen europeo. El 45% de la población vive en el campo y el 55% en las ciudades.

3.1  Características de la población

Honduras tiene una población (según estimaciones para 2004) de 6.823.568 habitantes, con una densidad de 61 hab/km². La mayor parte de los hondureños viven en pequeñas poblaciones y villas en las zonas costeras del Caribe y en el centro del país.

3.2  Ciudades principales y divisiones administrativas

Santa Lucía, Honduras La localidad de Santa Lucía se ubica entre las montañas centrales de Honduras. Fue un destacado centro minero de oro durante el periodo colonial. En la actualidad, su economía se apoya en la producción de grano y en la industria lechera.Photo Researchers, Inc./Wesley Bocxe  
 
La capital y ciudad más grande es Tegucigalpa, con una población estimada para 2001 de 1.089.200 habitantes, situada en la zona meridional del país; otras ciudades importantes, con población estimada para el mismo año, son: San Pedro Sula (490.600 habitantes), principal ciudad y centro comercial del noroeste; El Progreso (115.000), capital del occidente del país; Choluteca (101.600), centro comercial del sur de la República; y los puertos La Ceiba (111.200) y Puerto Cortés (36.000 habitantes), considerados entre los más importantes del Caribe.

Honduras se divide administrativamente en 18 departamentos: Atlántida, Choluteca, Colón, Comayagua, Copán, Cortés, El Paraíso, Francisco Morazán, Gracias a Dios, Intibucá, Islas de la Bahía, La Paz, Lempira, Ocotepeque, Olancho, Santa Bárbara, Valle y Yoro.

3.3  Lenguas y religión

El español es el idioma oficial, aunque también se hablan lenguas aborígenes, especialmente en la costa del Caribe. El 85% de la población es católica y el 10% protestante.

3.4  Educación

La educación en Honduras es gratuita y obligatoria para los niños entre 7 y 12 años. El gobierno ha incrementado el índice de alfabetización; en 2000, 1.094.792 alumnos se inscribieron en 8.114 escuelas primarias. La tasa de escolarización en las escuelas secundarias, técnicas y de magisterio fue del 32% en 1996.

La Universidad Nacional Autónoma de Honduras (fundada en 1847), con sede en Tegucigalpa, es la principal institución de educación superior. La tasa de escolarización en este ciclo es del 15%. Existen 5 universidades en el país.

3.5  Cultura

Ruinas de Copán, Honduras Las ruinas de Copán, situadas en el departamento hondureño de igual nombre, muy cerca de la frontera con Guatemala, permiten conocer lo que fue la civilización maya. La pirámide que aparece en la imagen se encuentra en el sector del recinto arqueológico correspondiente a la plaza central de la ciudad maya.Corbis/Craig Lovell  
 
En el territorio de Honduras se encuentran las ruinas mayas de Copán, centro de estudios astronómicos (véase Astronomía maya) donde se conserva la monumental Escalera de los Jeroglíficos, así como un juego de pelota maya.

La interacción tanto de rasgos indígenas como españoles en el desarrollo cultural de Honduras es claramente visible en su arquitectura colonial: son muchos los edificios que muestran fuertes influencias indígenas combinadas con tendencias barrocas, renacentistas y moriscas importadas por los españoles. Destaca la catedral de Tegucigalpa, que posee una evidente relación con la guatemalteca de Antigua, además de la iglesia de la Inmaculada Concepción de Comayagua.

Escalera de los Jeroglíficos La escalera de los Jeroglíficos es un grandioso monumento en piedra levantado por la civilización maya en Copán (Honduras). Toma su nombre de las inscripciones grabadas en la contrahuella de los noventa peldaños que la recorren.Corbis/Charles and Josette Lenars  
 
Quedan muy pocos asentamientos indígenas donde se preserven las lenguas y costumbres antiguas. Los garífunas, uno de los grupos indígenas más numerosos, mantienen algunas de sus costumbres ancestrales, como la punta (bunda o landani), una danza ritual. La marimba es uno de los instrumentos musicales más populares y forma el núcleo de muchas agrupaciones musicales.

En el campo de la literatura hondureña hay que mencionar al escritor José Cecilio del Valle, hombre de cultura universal; a Juan Ramón Molina, exponente del modernismo; al historiador, poeta y periodista Rafael Heliodoro Valle, y al novelista Froylán Turcios. Entre los escritores y novelistas contemporáneos, se han consolidado Óscar Acosta, Marco Carías y Julio Escoto.

4  ECONOMÍA



La agricultura es el principal soporte de la economía hondureña. El gobierno tiene proyectos para promover y expandir el sector industrial, diversificar la agricultura, mejorar los medios de transporte y desarrollar proyectos hidroeléctricos. La producción anual de electricidad en 2001 alcanzó los 3.778 millones de KWh, de los cuales el 50% se realizó en centrales hidroeléctricas. El producto interior bruto (PIB) fue estimado en 6.564 millones de dólares en 2002, lo que suponía una renta per cápita de unos 970 dólares (según los cálculos del Banco Mundial).

4.1  Agricultura

En 2001 se estimaban 1.428.000 ha de superficie cultivable, la mayoría en las llanuras costeras. Los principales cultivos comerciales, con producción anual en toneladas, según datos de 2003, son: café (150.000) y banano. Otros cultivos importantes son: la caña de azúcar (4,20 millones) y el aceite de palma, mientras que los destinados a la alimentación de la población son: maíz (501.859 ), sorgo (52.137), frijol, y arroz (8.950 t); también se producen cítricos y piñas. La producción por grupos de cultivo fue de 563.946 t en el caso de los cereales, 1,02 millones de t de fruta, 335.680 t de hortalizas y 69.287 t de legumbres, entre otros.

La producción ganadera en 2003 fue de 1,9 millones de cabezas de ganado vacuno y 480.000 de ganado porcino; las aves de corral se crían para consumo local.

4.2  Silvicultura y pesca

La silvicultura es una actividad económica importante en Honduras por la presencia de sus numerosos bosques; en 2002 la producción de madera fue de 9,54 millones de m³. No se han podido aplicar programas de reforestación debido a los métodos rudimentarios para aserrar la madera y a la deficiente infraestructura y medios para su transporte. La tala se centra en las diferentes variedades de pino, además de maderas duras como la caoba, ébano, nogal y palo de rosa y palo de Campeche.

La pesca anual asciende a 16.451 t, principalmente de marisco.

4.3  Minería e industria

En Honduras se explotan depósitos de zinc, plomo y plata. Otros recursos, insuficientemente explotados son, hierro, carbón, cobre, oro y antimonio. En 2002 se produjeron 46.339 t de zinc, 8.128 t de plomo y 53 t de plata.

Desde mediados de la década de 1950 la industria hondureña se ha desarrollado de manera significativa; se produce cemento, azúcar y madera en cantidades suficientemente grandes para su exportación. Los textiles, detergentes, productos químicos, metales ligeros y productos alimentarios se manufacturan en buena parte para consumo local. Las principales áreas industriales están cerca de la capital, de la ciudad de San Pedro Sula y de la zona franca de Puerto Cortés.

4.4  Moneda y banca

La unidad monetaria de Honduras es el lempira, que se divide en 100 centavos (16,43 lempiras equivalían a 1 dólar estadounidense en 2002). El banco emisor es el Banco Central de Honduras (fundado en 1950); el Banco Municipal y el Banco Nacional de Agricultura y Desarrollo, ambos de control estatal, otorgan créditos para proyectos destinados al desarrollo.

4.5  Comercio

El banano y el café son las exportaciones más rentables de Honduras, si bien son también importantes las de carne congelada, leña y madera, marisco, plata, plomo y zinc. El valor total de las exportaciones en 2002 fue estimado en 962 millones de dólares. Desde mediados de la década de 1970 las importaciones han aumentado rápidamente, alcanzando un valor de 3.105 millones de dólares en 2002. El mayor incremento se ha producido en materias primas y bienes de capital. Estados Unidos es, de forma destacada, su principal socio comercial; también es importante el comercio con Japón, Alemania, Reino Unido, Italia, Bélgica, México, Guatemala y El Salvador. Honduras forma parte del Mercado Común Centroamericano.

4.6  Transporte

El sistema ferroviario hondureño, que se extiende unos 785 km, ha sido desarrollado principalmente en la costa caribeña para el transporte de banano. El carácter montañoso del país ha hecho de la aviación un importante medio de transporte. Hay cerca de 30 aeropuertos locales en funcionamiento, 8 internacionales y más de 100 pequeñas pistas. La longitud total de las carreteras es de unos 13.603 km, de los que el 20% está pavimentado. La carretera Interamericana (160 km en Honduras) une al país con Nicaragua, Guatemala y El Salvador. El lago Yojoa y algunos ríos son navegables.

4.7  Comunicaciones

En 2002 Honduras contaba con 48 teléfonos por cada 1.000 habitantes, 2.450.000 receptores de radio y 620.000 de televisión. Los periódicos de mayor tirada del país son: La Tribuna, El Heraldo y El Periódico.

4.8  Trabajo

El total de la población activa de Honduras se calculó en más de 2,63 millones de trabajadores en 2002, de los cuales el 33% se dedicaban a la agricultura. Los trabajadores afiliados a sindicatos superan los 200.000; destaca la Central General de Trabajadores (CGT) y la Confederación de Trabajadores de Honduras (CTH).

5  GOBIERNO



En Honduras existe un régimen de gobierno republicano, democrático y representativo. El 11 de enero de 1982 entró en vigor una nueva Constitución que sigue vigente. La Constitución define a Honduras como una república democrática unitaria.

5.1  Poder ejecutivo

El poder ejecutivo en Honduras recae en un presidente que es elegido por votación popular para un periodo de cuatro años, sin posibilidades de reelección. Asesora al presidente un gabinete de secretarios (ministros).

5.2  Poder legislativo

El poder legislativo en Honduras es unicameral y recae en el Congreso Nacional, cuyos 128 diputados son elegidos por sufragio directo.

5.3  Poder judicial

El poder judicial lo integran la Corte Suprema de Justicia, 9 cortes de apelaciones, 66 juzgados de primera instancia y 325 juzgados de paz. La Corte Suprema la forman 9 magistrados electos por la Asamblea para un periodo de cuatro años. Pueden ser reelegidos. Véase Derecho hondureño.

5.4  Partidos políticos

Los dos partidos políticos más importantes son: el Partido Liberal de Honduras y el Partido Nacional de Honduras; otros partidos son: el centrista Partido de Innovación y Unidad (PINU), el Partido Demócrata Cristiano de Honduras y el Partido de Unificación Democrática (PUD).

5.5  Gobierno local

Honduras está dividido en 18 departamentos, que se subdividen en municipios autónomos que son administrados por las municipalidades; cada departamento es administrado por un gobernador designado por el presidente, mientras que las municipalidades se componen de un alcalde —presidente de la municipalidad y representante del gobierno—, los regidores y un síndico —fiscal de la municipalidad y representante legal de la misma.

5.6  Salud y bienestar social

En los últimos años, los servicios de sanidad pública en Honduras han sido más accesibles gracias al incremento de las unidades móviles de salud y el desarrollo de la participación de las comunidades en diversos programas. Su efectividad ha permitido controlar la malaria, mejorar la red de alcantarillado e incrementar el personal médico. Sin embargo, la desnutrición, la presencia de infraviviendas y las enfermedades infantiles están todavía muy extendidas. La esperanza de vida es de 65 años para los hombres y de 67 años para las mujeres (según estimaciones para 2004); la tasa de mortalidad infantil fue de 30 fallecidos por cada 1.000 nacidos vivos en 2004.

La Constitución establece programas de Seguridad Social para los trabajadores y sus familias, con fondos obtenidos de los empresarios, los trabajadores y el gobierno.

5.7  Defensa

Hasta el fin del servicio militar obligatorio decretado por el presidente Carlos Roberto Reina en 1995, el periodo de conscripción era de 24 meses. En 2002 las Fuerzas Armadas de Honduras sumaban un total de 12.000 efectivos.

6  HISTORIA



La parte occidental del país fue asentamiento de la gran civilización maya. Las únicas ruinas que son hoy testigo de su presencia son las de Copán, correspondientes al periodo clásico maya, y que demuestran el avanzado desarrollo alcanzado por sus pobladores. No obstante, los mayas estaban ya en declive en el momento en que Cristóbal Colón, durante su cuarto viaje, llegó a la isla de Guanaja, la más oriental de las islas de la Bahía, en 1502. Hubo una gran mortandad de la población indígena debido a la conquista y a las enfermedades que los españoles introdujeron; además, el número de conquistadores españoles era reducido y sólo había algunas mujeres entre el contingente recién llegado; esto provocó que la mezcla racial se produjera de forma rápida y que los mestizos se convirtieran en el grupo predominante del país.

6.1  Periodo colonial

Rutas de Hernán Cortés En 1519, el conquistador español Hernán Cortés dirigió una expedición, con una flotilla de 11 barcos, a México, que partió de Cuba y llegó al extremo oriental de la península de Yucatán. Desde allí siguió por tierra hasta Tenochtitlán, capital del Imperio azteca. Moctezuma, emperador azteca, pensando que era un dios, lo recibió con hospitalidad. Poco después, Moctezuma fue hecho prisionero por orden de Cortés, quien en 1521 ya había conquistado el Imperio azteca.© Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.  
 
La conquista de Honduras comenzó en 1524, año en que Hernán Cortés, conquistador de México, envió a Cristóbal de Olid para que iniciara el sometimiento de los indígenas hondureños, en su mayoría lencas, jicaques, payas y arawacos. La conquista se caracterizó además por las luchas entre los distintos centros de poder español localizados en México, Panamá y Santo Domingo. En cualquier caso, Honduras constituyó una provincia dependiente del virreinato de Nueva España.

Cortés llegó en 1525 para ocupar formalmente el territorio, pero el descubrimiento de oro convirtió a Honduras en un centro de intrigas y conflictos durante varios años. Alonso de Cáceres fundó la ciudad de Comayagua en 1537 y venció la resistencia heroica del caudillo indígena Lempira. El lugarteniente de Cortés en Guatemala, Pedro de Alvarado, venció a todos sus oponentes en 1539. Ese año Honduras fue incorporada a la Capitanía General de Guatemala. Comayagua fue la capital durante la mayor parte del periodo colonial, aunque el auge de la minería alrededor de Gracias le dio a esta población tal importancia que en 1543 se convirtió en la capital de la Audiencia de los Confines, creada por Carlos I y que abarcaba toda Centroamérica. Sin embargo, los depósitos de oro y plata fueron más limitados de lo que se creía y Honduras fue perdiendo su importancia inicial, por lo que la capital de la Audiencia fue restablecida en Guatemala. Honduras fue gobernada por esta Audiencia hasta 1552 y después pasó a depender de la Capitanía General de Guatemala.

La actividad minera en los alrededores de Tegucigalpa motivó que esta ciudad, cuya Alcaldía Mayor había sido creada en 1579, desafiara también la hegemonía de Comayagua, creando una rivalidad que aumentaría su intensidad después de la independencia. Sin embargo, y de forma general, la Honduras colonial fue una provincia muy poco poblada de la Capitanía General de Guatemala, con la mayoría de su población dedicada a la agricultura y a la ganadería de autoconsumo. A finales del periodo colonial, fue un importante proveedor de alimentos y ganado para las regiones de El Salvador y Guatemala.

Durante toda la época colonial, y debido a su situación estratégica, sufrió los ataques de corsarios y piratas británicos, franceses y holandeses. A finales del siglo XVII los ingleses se establecieron en Río Tinto y reivindicaron la costa septentrional de Centroamérica, la costa de los Mosquitos, que posteriormente entregarían a Nicaragua.

6.2  Independencia y desarrollo posterior

Francisco Morazán El presidente de las Provincias Unidas del Centro de América, el hondureño Francisco Morazán, desempeñó ese cargo desde 1830 hasta 1840. Trasladó la capital de las mismas a San Salvador, la actual capital de El Salvador, país que llamó a uno de sus departamentos con el apellido del prócer (Morazán), al igual que otros dos de los estados que formaron dichas Provincias Unidas: Honduras y Guatemala, los cuales, respectivamente, denominaron de la misma manera a sendos municipios.Corbis/Library of Congress  
 
Después de la independencia centroamericana de España en 1821 y de México en 1823, Honduras se unió a la federación de las Provincias Unidas del Centro de América. El hondureño Francisco Morazán dirigió las fuerzas liberales que triunfaron en la guerra civil que se desarrolló entre 1827 y 1829 contra Guatemala, y fue presidente de la federación durante sus últimos diez años. En 1838, dos años antes de su caída en 1840, Honduras proclamó su autonomía; no obstante, sus vecinos más fuertes, especialmente Guatemala, ejercieron una gran influencia en la política hondureña hasta comienzos del siglo XX. Desde 1840 hasta mediados de la década de 1870, la República estuvo gobernada por conservadores, entre los que destacaron Francisco Ferrera, Juan Lindo y Santos Guardiola.

Comayagua en el siglo XIX En este grabado de mediados del siglo XIX un hombre conduce una recua de asnos después de vadear el cauce del río Humuya, a las afueras de la ciudad hondureña de Comayagua. Esta población fue capital de la nación centroamericana entre 1537 y 1880 debido a su óptima localización, a medio camino entre el litoral pacífico y el atlántico, en un valle rodeado por la cordillera de Montecillos y las montañas de Comayagua, que aparecen al fondo de la imagen.Corbis  
 
Los liberales, comenzando con Marco Aurelio Soto en 1876, dominaron el país a finales del siglo XIX y principios del XX, dedicándose a la modernización del país y a la necesidad de incrementar sus exportaciones. En 1880, la definitiva transferencia de la capital de la República —de la conservadora Comayagua a la liberal Tegucigalpa—, reflejó tanto el triunfo de los liberales como el renovado interés por la minería, que fue estimulada por el gobierno para atraer la inversión extranjera. A finales del siglo XIX, las compañías mineras estadounidenses jugaron un papel muy destacado en el desarrollo económico hondureño, lo que no impidió que Honduras continuara siendo el país menos desarrollado de Centroamérica.

Durante la primera mitad del siglo XX varias compañías frutícolas estadounidenses —como la United Fruit, la Standard y Cuyamel— hicieron rápidamente del banano la principal exportación del país, consiguiendo que los gobiernos liberales realizaran concesiones favorables. La compañía United Fruit adquirió Cuyamel en 1929, convirtiéndose en la mayor propietaria del país. Honduras aumentó sus exportaciones, desarrolló sus puertos caribeños y la ciudad de San Pedro Sula se convirtió en el principal centro de población de toda la llanura caribeña de Centroamérica. Sin embargo, la casi totalidad de los beneficios fue a parar a las compañías frutícolas estadounidenses, por lo que la mayor parte del país permaneció muy poco poblado y con un alto índice de analfabetismo.

6.3  Honduras contemporánea

Carlos Roberto Flores El político e ingeniero hondureño Carlos Roberto Flores obtuvo la victoria en las elecciones presidenciales del 30 de noviembre de 1997. En la fotografía, Flores, que había sido elegido en tanto que candidato del Partido Liberal de Honduras, aparece recién investido presidente de la República después de asumir el cargo en Tegucigalpa, el 27 de enero del año siguiente.AFP/Yuri Cortez  
 
En 1933 Tiburcio Carías Andino, fundador del Partido Nacional, fue nombrado presidente, pero antes de concluir su mandato realizó varias reformas constitucionales que le permitieron instaurar una dictadura hasta 1948 que puso fin al desorden político que había caracterizado la política hondureña. Tras ser cesado, la elite militar, poseedora de la tierra dominó el país, se resistió a la modernización de las estructuras políticas, sociales y económicas, y se plegó a los intereses estadounidenses. En 1957, el liberal Ramón Villeda y Morales fue elegido presidente constitucional; durante su gobierno, Honduras entró en el Mercado Común Centroamericano e inició programas para la reforma agraria y la ampliación de la educación. Su política provocó la desconfianza de la oligarquía hondureña que, alarmada por el triunfo del comunismo en Cuba, apoyó en 1963 un golpe de Estado dirigido por el coronel Osvaldo López Arellano que derrocó al liberal Villeda.

López Arellano gobernó el país desde 1965 hasta 1975. La frágil economía hondureña se debilitó aún más durante su régimen debido a una breve pero onerosa guerra con El Salvador, conocida como guerra del Fútbol; la fuerte emigración de salvadoreños, más de 300.000, que se habían instalado en Honduras, aumentaron el desempleo que sufría el país. En 1974 López Arellano fue acusado de estar implicado en un soborno de la United Brands (sucesora de la United Fruit), por lo que las Fuerzas Armadas apoyaron al coronel Juan Alberto Melgar Castro a dar un golpe de Estado y tomar el poder. Melgar Castro inició un ambicioso programa de reformas, pero tres años más tarde fue derrocado por otro golpe de Estado, dirigido esta vez por el general Policarpo Paz García.

A finales de la década de 1970 y durante 1980, el problema principal del país fue la inestabilidad política de sus países vecinos. El 30 de octubre de 1980 Honduras firmó en Lima un tratado de paz con El Salvador que puso fin a once años de hostilidades. En las elecciones celebradas en noviembre de 1981, el candidato del Partido Liberal, Roberto Suazo Córdova, obtuvo la presidencia y tomó posesión de su cargo en enero de 1982; sin embargo, los militares mantuvieron su influencia en la vida política. Honduras se convirtió en la base de operaciones del Ejército estadounidense y de la guerrilla antisandinista (la contra nicaragüense), que luchaban contra el gobierno sandinista de Nicaragua.

En 1990, el conservador Rafael Leonardo Callejas fue elegido presidente; su gobierno estuvo caracterizado por frecuentes huelgas y enfrentamientos políticos, además el país sufrió graves problemas financieros. En las elecciones celebradas en noviembre de 1993, el liberal Carlos Roberto Reina, destacado defensor de los derechos humanos, triunfó en los comicios. Su política estuvo orientada a disminuir la influencia del Ejército en la vida nacional; para ello, redujo los presupuestos de Defensa, nombró a civiles en los altos mandos de la policía y suprimió el servicio militar obligatorio. En el terreno económico, mantuvo una política de ajuste para reducir la fuerte inflación del país.

Carlos Roberto Reina Carlos Roberto Reina resultó elegido presidente de Honduras el 28 de noviembre de 1993. Nació en Comayagüela (Tegucigalpa) en 1926, estudió derecho internacional en la universidad parisiense de la Sorbona y ejerció de profesor y juez antes de su nombramiento como presidente de la Corte Interamericana de los Derechos Humanos. Candidato por el Partido Liberal hondureño, fue proclamado presidente para el periodo 1994-1998. Su política se ha caracterizado por una preocupación por los derechos humanos y los problemas sociales.AP/Wide World Photos/Eugene Hoshiko  
 
A finales de noviembre de 1997 se celebraron elecciones presidenciales que fueron ganadas por el candidato del Partido Liberal, Carlos Roberto Flores. Por vez primera, los partidos de izquierda se presentaron a unos comicios unidos bajo las siglas del Partido de Unificación Democrática (PUD). En septiembre de 1998, una reforma constitucional convirtió al presidente de la República en comandante en jefe de las Fuerzas Armadas. Flores nombró ministro de Defensa a un civil (Edgardo Dumas), por vez primera en la historia hondureña. Lo que en julio de 1999 pareció el inicio de un golpe de Estado se convirtió en la confirmación del poder civil sobre el militar, cuando Flores destituyó a cuatro altos cargos castrenses para poner fin a una crisis interna en las Fuerzas Armadas.

Honduras sufrió como ningún otro país los devastadores efectos del paso del huracán Mitch, que asoló el Caribe y Centroamérica durante los últimos días del mes de octubre y los primeros de noviembre de 1998. Cerca de 6.500 muertos, más de 13.000 desaparecidos y 1.500.000 damnificados, así como cuantiosos daños en las infraestructuras y en la producción agrícola (fue destruido un 70% de los cultivos), industrial y comercial del país fueron las consecuencias inmediatas. A ello hubo que añadir la desaparición de barrios enteros de Tegucigalpa, la capital de la República, y de localidades situadas principalmente en la mitad septentrional del territorio hondureño. El desastre natural vino a sumarse a una ya de por sí frágil situación económica, política y social.

El 7 de febrero de 2000, el gobierno de Flores llegó a un compromiso con el presidente nicaragüense, Arnoldo Alemán, para la creación de una zona de distensión militar en el mar Caribe hasta que el Tribunal Internacional de Justicia de Naciones Unidas, con sede en La Haya, realizara un dictamen sobre el litigio territorial que enfrentaba a los dos países centroamericanos.

En las elecciones presidenciales celebradas el 25 de noviembre de 2001 el candidato del Partido Nacional, Ricardo Maduro, derrotó al presentado por el Partido Liberal, Rafael Pineda. Asimismo, el Partido Nacional también ganó los comicios legislativos que tuvieron lugar ese mismo día, al lograr 61 escaños en el Congreso Nacional (por 55 que obtuvieron los liberales). Maduro sucedió a Flores en la jefatura del Estado el 27 de enero de 2002.